4.9.08

Sentencian a asesino serial de homosexuales


Luego de 10 meses en prisión, Miguel Ángel Amaro fue sentenciado a 34 años de cárcel, en la primera de una serie de condenas que le faltan por recibir por su presunta responsabilidad en el asesinato de al menos cuatro crímenes cometidos contra homosexuales.

El juez primero de lo penal lo encontró responsable de homicidio calificado en el caso de Jorge Ernesto, un catedrático del Instituto Tecnológico Regional de Colima, cuyo cadáver fue encontrado en enero de 2001 en su domicilio particular, con huellas de asfixia por estrangulamiento.


Tanto el cuerpo de Jorge Ernesto como los de otras tres víctimas, localizadas en diferentes fechas y lugares, se encontraron atados de pies y manos y exhibían una cuerda enredada alrededor del cuello.


Originario de Veracruz, El Chacal estuvo prófugo durante casi siete años, hasta que a finales de octubre de 2007 fue detenido en un poblado de Sinaloa, después que su pareja lo denunció por violencia intrafamiliar.


Según la declaración ministerial de Amaro Huerta, dada a conocer por la Procuraduría local, después de los cuatro homicidios se trasladó a otras entidades de la República y radicó algunos años en Estados Unidos, desde donde se mantenía informado a través de Internet sobre las reacciones generadas por sus crímenes.


Reveló que la primera ocasión que visitó Colima fue en el 2000 y lo hizo con la intención de asaltar a personas que conocía de manera fortuita, en particular hombres. Su modus operandi era el siguiente: contactaba a sus víctimas durante las noches en el jardín Núñez, conocido sitio de ligue de la comunidad gay de la ciudad.


En el caso por el que fue sentenciado, Amaro Huerta narró que se encontraba sentado en una banca de ese jardín, lugar hasta donde se acercó Jorge Ernesto. Comenzaron entonces a platicar y después de un rato éste lo invitó a su casa a tomar una copa y se fueron a bordo de un VW rojo sedán, propiedad de la víctima.


Ya en el domicilio, El Chacal sometió a Jorge Ernesto, lo amordazó y amarró de pies y manos. Después le exigió su número de identificación para retirar dinero del cajero automático.Sin embargo, como su víctima se resistiera, le aplicó un torniquete en el cuello hasta que dio la información. Luego tomó las tarjetas de crédito y se fue a retirar dinero en efectivo.


Más tarde regresó y, al ver que su víctima no reaccionaba, tomó las llaves del automóvil y huyó hacia Veracruz, donde varios días después vendió el vehículo en 5 mil pesos.


Previo a este homicidio, El Chacal ya había asaltado al menos a otros tres hombres, entre ellos Arnoldo, un estudiante que murió en condiciones similares a las de Jorge Ernesto, sólo que su cuerpo fue abandonado en un hotel.Y en mayo del 2001 se descubrió el cuerpo de Luis Eduardo, un empresario que fue ‘encajuelado’ en su propio automóvil, estacionado en una calle céntrica de la ciudad de Colima.


El cuarto asesinato fue cometido a fines de ese mismo mes, aunque ahora la víctima era un empleado del gobierno estatal, cuyos restos fueron hallados en la Barranca del Muerto, a un costado de la carretera Colima-Guadalajara.Después de recibir su primera condena, Amaro Huerta aguarda en el Centro de Readaptación Social de Colima las otras sentencias.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

maldito asqueroso, los homosexuales valen más que dios. sé que lo vas a pagar.

11:25 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home