9.11.09

Asesino en serie de Cleveland siguió patrón poco común

Anthony Sowell atraía a mujeres a su casa en un barrio muy transitado, las mataba _la mayoría, por estrangulación_ y luego desparramaba sus restos por la vivienda y enterraba a algunas en el patio, aseguran las autoridades.

Semejante osadía parece ir contra la lógica, pero los expertos han identificado un subtipo limitado de asesinos en serie _como el asesino de la Feria de Chicago de 1893 o el caníbal de Milwaukee, Jeffrey Dahmer_ que matan desde su casa.

"Este tipo (de asesino) es tan excepcional que no se puede aventurar una teoría de por qué o qué es lo que salió mal ni nada por el estilo", dijo Robert Keppel, un experto nacional en multihomicidas que investigó al criminal Ted Bundy en el estado de Washington en los años 70.
"Simplemente no hay una gran cantidad de hombres como éstos dando vueltas por el mundo", dijo.

Sowell tenía la guarida perfecta. Su casa y patio _donde enterró a cinco víctimas_ estaban ocultos de la vista por una casa vacía a la izquierda y la pared sin ventanas de una fábrica de embutidos a la derecha. Si el olor de los cuerpos en descomposición flotaba hasta la calle, los vecinos le echaban la culpa a la fábrica.

El único motivo por el cual su casa se destacaba es que era una de las más lindas de una cuadra poblada por viviendas descascaradas y con las ventanas rotas. Se veía segura.

Sowell solía sentarse en los escalones del frente a tomar cerveza y saludar a los vecinos que pasaban hacia la tienda de la esquina. Estos dicen que a algunos les ofrecía drogarse con él.
El presunto modus operandi de Sowell marca un dato evidente, dijo el sicólogo forense N.G. Berrill: es posible que un comportamiento tan inusual se deba a una enfermedad mental.

"El hecho de ensuciar su propio nido, por decirlo de alguna manera, me parece peculiar y podría indicar una enfermedad o desorden mental", dijo Berrill, que dirige el Centro de Neuropsicología y Ciencia Forense del Comportamiento de Nueva York.

Tanja Doss le dijo a The Associated Press que cuando subió con Sowell al dormitorio del tercer piso en abril para tomar un trago, éste la atacó. "Estaba sentada en la esquina de la cama y él nada más se paró de un salto y vino y empezó a ahorcarme", dijo. Agregó que se escapó la mañana siguiente cuando él fue a la tienda.

Cuando la gente piensa en asesinos en serie, no se imagina a criminales que actúan en sus propias casas, pero hay algunos casos entre los homicidas más famosos de la historia.

Herman Webster Mudgett construyó un "Hotel de la Feria Mundial" al que atraía mujeres para asesinarlas durante la Feria Mundial de 1893. Confesó haber matado a 27 personas pero la cifra real no se ha establecido y podría llegar incluso a 200.

En Houston, Dean Corll, Elmer Wayne Henley y David Owen Brooks torturaron y mataron a 27 muchachos entre 1969 y 1971. La policía encontró una tabla de torturas en la casa de Corll.
John Wayne Gacy fue declarado culpable de llevar a 33 hombres jóvenes y muchachos a su casa de Chicago y estrangularlos, entre 1972 y 1978. Enterró a la mayoría debajo de su casa.

Dahmer, el caníbal de Milwaukee, confesó haber matado y descuartizado a 17 personas. Once cuerpos de hombres aparecieron en su departamento.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Muy buena tu seseña la verdad. Yo escribi por ahi un post pero no se compara nunca con el tuyo, bastante bien documentado y muy interesante. Felicitaciones al blogger.

8:07 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home